viernes, marzo 30, 2012

No ha sido un día normal

'Un día aboslutamente normal', 'Impacto moderado', 'Escaso seguimiento', 'Huelga poco general' o 'parcial' son sólo algunos de los calíficativos que se han podido leer leer en los medios más conservadores respecto a la huelga general recientemente acontecida en España.

Incluso los hay que se atreven a afirmar en sus portadas que el consumo eléctrico ha sido un 3% superior al registrado en la huelga de 2010 para después aclarar en otros artículos que éste ha caído sólo
'un poco más que en el anterior paro' y lo arregla diciendo que, después de todo, "se ha quedado un 15% por debajo de lo previsto".

Pincha sobre la captura para leer mejor el titular.

Sobre los números, lo de siempre: una auténtica guerra imposible de contrastar de manera fiable. Mientras que los empresarios destacan que el seguimiento no ha llegado al 15%, los sindicatos lo cifran en más de 10 millones de personas. El Gobierno por su parte, con esos cálculos a los que nos tiene por desgracia acostumbrados, estima que han sido 800.000 las personas participantes, menos que en 2010. Probablemente, si hicieramos la media aritmética de todos los datos obtendríamos el resultado más ajustado a la realidad de todos.

Analizando lo que yo misma he visto, vivido, sentido leído y escuchado puedo concluir que, probablemente, la actividad normal del día a día no se haya resentido demasiado a causa de los paros en nuestras respectivas ciudades y que el seguimiento de los mismos no ha sido ni tan escaso como el gobierno pretende hacernos creer ni tan elevado como los sindicatos quieren transmitirnos, entre otras cosas por un terrible pánico generalizado a las posibles represalias (no son pocos a los que he escuchado decir que les hubiese gustado secundar la huelga y no han podido).

Sin embargo, dejando todo esto de lado no creo que a la jornada de hoy se le pueda aplicar de ninguna manera el apelativo de 'NORMAL'. ¿La razón? Lo que sucedía entre las 18'00 y las 19'00 horas en la mayoría de las ciudades españolas:




Imágenes de las manifestaciones de Madrid, pamplona y Valencia (pincha sobre ellas para ampliarlas).

En lo que a mí respecta, pueden jugar al despiste, desprestigiar o exagerar, resaltar con luces de neón los conflictos generados por radicales para que cierta parte de la población perciba que ésta ha sido la conducta más frecuente de los piquetes, manipular las cifras y los hechos, atribuirse méritos y triunfos que no les corresponden, recurrir a tópicos como "esto no sirve de nada", "los sindicatos no me representan, ésto es un éxto para ellos" o directamente mirar hacia otro lado, hacer oídos sordos y hasta mentir o recurrir al insulto si a unos y otros no les quedan más recursos. Pero que nadie me diga que hoy ha sido un día normal.

Las imágenes hablan por sí solas. Es más, diría que los resultados de las urnas en Andalucía y Asturias, también: algo se nos ha revuelto en las tripas ¡¡POR FIN!! Y ese algo nos ha hecho tirarnos a las calles a hacernos oír, gritarle al mundo, que permanecía pendiente de nosotros, que estamos aquí y que, aunque les encante tomarnos el pelo, NO SOMOS TONTOS.

Ojalá éste sea sólo el comienzo de ese despertar que tanto tiempo llevábamos esperando.

9 comentarios:

Analogías dijo...

Está claro que frente a los números poco pueden dejar claro. No se ha notado nada en la actividad económica? Normal...porque la mayoría de la gente que sí se movilizó eran entre otras cosas, los 5 millones de parados.

Vamos de culo y cuesta arriba!

RGAlmazán dijo...

De normal nada. Esa era la consigna. Sin decir que se ha seguido el 100%, ayer los polígonos industriales estaban casi muertos, los transportes funcionaron de forma muy irregular, la mayoría de las televisiones autonómicas o no funcionaron o lo hicieron con programación enlatada.
Y qué decri de las manifestaciones, de las más nutridas de los últimos años, sin duda.
Un beso

Salud y República

Sorokin dijo...

El recorte de ABC tiene su chiste. La huelga general de 2010 fue en el mes de Septiembre, es decir, prácticamente en verano, con lo que las calefacciones no estaban encendidas en ningún lugar de España, mientras que ésta, un 29 de Marzo, con frío en muchos sitios, hacía que muchas calefacciones estuvieran encendidas. Por lo tanto, los datos del consumo no son comparables.

Rafa Hernández dijo...

Bueno lo de la guerra de cifras era de suponer que hoy cada cual dijese lo que le diera la gana, y de que los medios hagan tres cuatros de lo mismo según el color que tengan. Lo que desde luego fue un éxito en las ciudades más importantes fue las manifestaciones de la tarde.

Un Beso.

Miguel dijo...

Estamos en un mundo (político) de mentirosos. La verdad es algo que brilla por su ausencia. Todos tienen su verdad, y nadie escucha a nadie. La huelga tuvo un seguimiento importante. En Castellón capital si paseabas por el centro, la verdad, no se notaba que había huelga. Yo mismo estuve en la consulta de un médico que previamente me había citado. Eso sí, hubo seguimeinto masivo en los transportes, industria y en muchos institutos y escuelas el triunfo de la huelga fue aplastante. Pero España no se paró. Eso también es verdad. Si tenemos que ser consecuentes con los argumentos democráticos, tendremos que dejar pasar cuatro años para ver en qué queda este gobierno, luego nuestras armas en forma de votos dictarán sentencia. Eso es la democracia, no otra cosa.
Por cierto, yo sí que hice la huelga.

Un beso.

Mos dijo...

Qué va a decir un gobierno que va a seguir adelante con sus planes. Pues eso: que la huelga ha tenido un seguimiento menor y que la mayoría de los españoles lo eligieron en las urnas.
¡Toma, votante tonto!

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Elperroverde dijo...

Continuo con mis dudas de que todo esto sirva para algo, y mas ante el rodillo que el pueblo le abalo, hay que preguntarse de quien es la culpa,, primero les votan y luego les reprochan,, pero si ya sabían lo que había...o no?

ion-laos dijo...

La manipulación en las noticias está a la orden del día, esto no es nuevo.

Besos!

albers dijo...

Sucede siempre lo mismo cada vez que surge una manifestación en contra de políticas erradas. Y en cuanto a lo que tu dices Perséfone (los gremios no me representan), yo siento lo mismo, pero más allá del éxito o no de la movilización, el gobierno tiene la obligación moral de girar un ojo, ver y escuchar. Todos deben estar incluidos!

Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails