viernes, enero 29, 2010

En nombre de la solidaridad

Todavía impactada por las noticias y las imágenes procedentes de uno de los mayores desastres naturales del mundo acontecido en el país más pobre de América y obviando la triste historia del lugar para no indignarme todavía más, pienso en lo mucho que me sorprende a estas alturas de la vida el tipo de reacciones totalmente opuestas que se producen ante situaciones de este tipo.

Por un lado, siento una gran admiración y respeto hacia todos aquellos que sacan a relucir su lado más humano sin esperar nada a cambio, independiemente de que la sociedad después les tilde de hipócritas, de querer dar buena imagen, de buscar popularidad o simplemente de tratar de lavar su conciencia.

En ese grupo incluiría desde los seres anónimos que donaron el eurillo que les sobraba a fin de mes (y porque no tenían más), hasta los equipos de salvamento (incluyendo, por qué no, a esos perros de rescate que, pese a no ser conscientes de su heroicidad, han conseguido salvar multitud de vidas que quedaron sepultadas), pasando también por quienes organizan todo tipo de eventos para donar los beneficios resultantes de su trabajo a quienes más los necesitan en este momento (desde los anónimos hasta quienes mueven a las masas a su antojo).

En e lado opuesto se encontrarían esas personas que tratan de sacar algún tipo de provecho de la desgracia de la gente: las que trafican con la ayuda humanitaria quintuplicando los precios de los productos más básicos, aquellos que se quedaron 'por error' algo que no les pertenecía (me pregunto si nadie se hubiese quejado por ello se hubieran apresurado a devolver todo ese dinero) y, peor aún, quienes bajo la máscara de la solidaridad tratan de timar a la gente para obtener beneficios económicos.

En relación a ese último grupo de oportunistas, me ha sorprendido leer en un periódico de tirada gratuita el siguiente reclamo:


En la letra pequeña (totalmente inteligible), además de informarnos que los datos que proporcionemos a través del SMS serán incluidos en un fichero y podrán utilizarse para bombardearnos en futuras promociones, se especifica el precio de cada mensaje (1,39 €).

Suponiendo que nadie se las ha regalado, cualquiera podría pensar que el periódico aporta su granito de arena al haber adquirido las 6 entradas que ahora 'regala' por su precio original (15 €). Dividiendo el coste de las mismas entre el precio de los mensajes, se supone que con unos 67 SMS el periódico habría amortizado el gasto gracias a sus lectores, pero ¿qué sucederá con el dinero recaudado a partir del 68º mensaje? ¿por qué no se especifica a dónde irá a parar? ¿lo donará el diario a la causa?

Esto es sólo un ejemplo (casi ridículo después de lo que se ha visto estos días de atrás) de la enorme cantidad de práctias de este tipo que salen a relucir en casos como este. Prácticas que empañan toda la ayuda e iniciativas que realmente tienen como objetivo único el ayudar a los demás y que le hacen a uno llegar a plantearse si realemente siente admiración ante la labor del ser humano o, por el contrario, le asquea su terrible falta de escrúpulos.

Menos mal que hay gente para todo...

10 comentarios:

Belén dijo...

Pues vaya morro... como lo de cobrar comisión al que hace la transferencia de un banco a otro para ayudar a los damnificados... los bancos, al final, ganan pasta...

Besicos

Uve dijo...

Que fuerte!! había visto algún listo que se quiera inventar algo para sacar tajada, pero nunca en un diario...

Soy cada ves más cauta a la hora de hacer estas cosas... el primer día cuando ví un enlace para donar, al entrar directamente a una página sin nada de cruz roja, preferí entrar al portal de cruz roja y buscar el enlace que me habían pasado por mí misma... a ver si era lo mismo ¡o no! y por aquí igual, cuando me dijeron de ir a empaquetar alimentos, ropas y medicamentos... primero quise informarme bien de quien era quien lo organizaba y para donde realmente iban a ir esas ayudas...

sonia7386 dijo...

Mucha cara es lo que tienen algunos... estaba claro que algunos ayudan y dan todo lo que pueden y que otros aprovechan para sacar tajada como se suele decir de ello, bastante triste por cierto, no creo que a un periodico por muy gratuito que sea tenga que hacer esto a cuenta de una catastrofe...

Ralph dijo...

Tienes razón Perse, hay gente que antepone el fin lucrativo a la verdadera solidaridad, mientras que otros al colaborar arriesgan incluso su vida para echar una mano, el hombre es así de dual, capaz de lo mejor y lo peor. Saludos.

Lauryna dijo...

La solidaridad creo , y esto es una opinion muy personal, que solo existe entre personas como nostros, personas que relativamente vivimos bien pero sin grandes lujos, y gente como la de este periodico se intenta burlar de nosotros, ya que no creo que el dinero llege, llegara quizas el 20%. La gente rica publica muy bien que ha donado para darse aun mas popularidad... creo que la gente que queremos ayudar no necesitamos que nos den nada acambio, y nos conformamos con que deverdad llege la ayuda.

Un besin ^^

Miguel dijo...

Me parece horrible que haya gente que quiera sacar tajada de un desastre como el de Haití. Lo que pasa es que se aprovechan de la buena voluntad de la gente.

Un abrazo.

Ego dijo...

Viví de cerca la odisea de unos padres para traer a su hijo adoptado desde Haití hasta España. El pequeño, de 20 meses, ya está aquí. Y no hay palabras para explicar la sonrisa que tiene.

Hay cosas que nos salvan.

Quiero creer.

Un besho reencontrado

Raúl Perelló dijo...

Imagino (y espero) que el dinero de los sms vayan destinados a Haití.
Yo, como mi querida Ego, también tengo cerca a una pareja que se ha traído una niña del país centroamericano y me contaba, indignado, como el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, no le prestó ninguna ayuda para traerse a los niños a España cuando se la pidieron. Sin embargo, en cuanto los pequeños estuvieron aquí, les recibió para hacerse la foto.
Besicos varios, querida.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Luz y Sombra...siempre es igual, el ser humano tiene y no tiene remedio.

Gracias por denunciarlo.

Suso dijo...

Cuando se produjeron las movilizaciones a favor del 0,7% (año... 1993-94... más o menos), a mí me pilló estudiando en Granada. Pues bien, al rebufo de aquello, inauguraron una taberna "solidaria", cuyo reclamo a los simpatizantes con su "solidaridad" era que dondarían el 0,7% de sus beneficio para el Tercer Mundo.

Cayó tan mal aquello que el sitio duró abierto menos de un año, sufriendo diversos "actos vandálicos", en un intento de ayudar al dueño a tomar la decisión de echar el cierre...

Cuánto carroñero hay en este mundo de miseria!! En fin...

Un abrazo!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails