jueves, agosto 13, 2009

¡Qué picores!

Se supone que uno de los mayores placeres que nos proporciona nuestro propio cuerpo es el de saciar los picores, sobretodo cuando estos se producen en zonas de difícil acceso. Sin embargo un gesto tan sencillo como ese se convierte en un auténtico suplicio, supongo que como casi todo, cuando pasa a ser una patología.

Es como aquella chiquilla de trece años que no podía parar de reir a causa de un extraño síndrome que comenzó a padecer con tan sólo ocho meses.

Ya había comentado en alguna ocasión mis problemas con la dermatitis, la cual llevo sufriendo desde bien pequeñita.

Creo que en todos estos años, jamás lo había pasado tan mal: de rodilla para abajo se me han llenado las dos piernas de unas manchas terriblemente antiestéticas que no sólo me impiden depilarme (y por ende llevar falda o pantalón corto pese al calor) o ir a la piscina, sino que también me producen unos picores insaciables que, a su vez, no me dejan si quiera pegar ojo con normalidad (que de por sí significa una ardua tarea en verano, gracias a mis adorables y ruidosos vecinos y a la necesidad de dejar la ventana abierta).

Por supuesto que hoy he pasado por la consulta de la doctora, que me ha recetado un par de pomadas y unas pastillas que me hacen parecer medio zombi del sueño que me provocan.


Cómo habrá visto la cosa que ella misma me ha dicho que si en unos 15 días el estado de mi piel no ha mejorado y yo todavía no me suicidado me mandará directamente al dermatólogo ¡Por iniciativa propia! ¡ELLA! que es la persona más reacia que he visto en mi vida a mandarte a cualquier especialista.

Pensaba que hoy nada conseguiría sacarme de esta especie de letargo en el que me encuentro por la falta de sueño, sin embargo el susto que me he llevado en la farmacia al ir a comprar los medicamentos me ha dejado bastante despierta: casi 40 euros me ha costado la bromita ¡Y aún me tengo que comprar otra crema!

Hasta por ponerse malo le sablan a uno, hay que fastidiarse.

La pena es que los picores no se han ido con el sobresalto y aquí los tengo todavía conmigo, haciéndome la vida imposible. Lástima también que la paciencia no se puda comprar en la farmacia (con o sin receta), porque me da que me va a hacer falta una poca tanto par aguantar los picores como los "no te rasques" de las dos personitas que más me cuidan en este mundo (mi mamá y el nene, claro).


14 comentarios:

Belén dijo...

Te entiendo, hija... no tengo problemas de piel pero si tengo alrededor a gente que si los tiene y debe ser horrible...

Besicos

anselmo dijo...

Cuando me operaron, tenía unos picores terribles donde la faja y encima no podía dormir por la compresión. El atarax, al menos a mi, me dejaba totalmente grogi. eso si, al día siguiente me costaba un huevo levantarme.

Ralph dijo...

Debe ser bastante desagradable lo de los picores y si además estás medio zombie con el poco sueño y los medicamentos te aconsejaría reposo no vaya a ser que en uno de tus paseos las heridas de guerra pasen a mayores con cualquier filo mal colocado, cuidate y que te mejores, saludos.

cuchillita dijo...

Pobrecita niña, espero que despues de gastarte tanto en medicinas (joder, la bromita), empieces a recuperarte..y es que lo mejor es que vayas a un especialista! mejorate guapa pronto! Un besazo

moderato_Dos_josef dijo...

Espero que no sea una psoriasis, es molestísima! Espero que te recuperes pronto. UN abrazo!

La Vero dijo...

Tiene que ser insoportable. A mi me daria algo y eso que aguanto bien las ganas de rascarme cuando pica algo, pero tiene que ser terrible. Paciencia te doy un poco de la mia (aunque ando escasa de ella) y si por casualidad sabes donde comprarla me avisas vale?? ;)

Cuidate y que se te pase pronto.
Saludos!!

Frabisa dijo...

Ufffffff, pooobre, qué horror!! Mi hijo Ale tuvo alegia en la piel durante muchos años y cuando le daban los brotes y se hacía sangre de tanto rascarse lo único que le calmaba era una crema con corticoides, ahora por suerte se le ha pasado.

Lo que no entiendo es a tu doctora, está de coña o qué? qué espera a mandarte al dermatólogo? de verdad que no puedo entenderla, no me parece ninguna tontería lo que te pasa. Aunque no sea grave, es súper molesto y los dermatólogos tratan esos problemas o para qué están?
Ánimo, súperguapaaaaaaa

besitos

El perrito que reía dijo...

Cada día se pasan más con los precios de los medicamentos, no sé hasta donde vamos a llegar. Espero que mejoren tus picores en la medida de lo posible.

Saludos.

Capitán Clostridium dijo...

No conocía este blog. Me haré su seguido, saludos del capitán circular.

Mr Blogger dijo...

Ponte buena y no te pases rascándote, que es peor el remedio que la enfermedad.

Perséfone dijo...

Belén: Pufff ¡Te aseguro que lo es! Quizás ya no tanto por el picor en sí, sino por el nerviosismo que causa.

anselmo: Normalmente tan sólo tomo media. Si así ya voy durmiendome por las esquinas imagina como ando ahora, que tengo que tomar dos al día. ¡Un horror!

Ralph: jajajaja según lo pinta sí, creo que la mejor solución va a ser tirarme tdo el día en reposo, no la vayamos a liar más gorda.

cuchillita: La verdad es que la bromita salió cara, pero al menos fue efectivo; con tan solo un día de tratamiento la cosa mejoró considerablemente. ¡Al menos ya puedo descansar!

moderato_Dos_josef: Afortunadamente sólo es una dermatitis. Es so sí, crónica, aunque tengo temporadas mejore sy otras peores.

La Vero: Tranquila, que te avisaré, salo que se agote jeje

Frabisa: Yo también tengo que aguantarme mucho para no hacerme heridas, pero a veces es imposible y hasta te haces sangre, como bien dices. Mi tratamiento también es a base de corticoides (y en este caso antiinflamatorios).

Te prometo que cuando comenzó a surgir el problemilla de la piel tardó años en mandarme no sólo al dermatólogo sino también al alergólogo.

Y porque yo se lo pedí...

Parece que tuviera que pagar alla misma de su bolsillo por cada paciente que manda al especialista.

El perrito que reía: Totalmente cierto lo que dices. Manda narices que se dediquen a traficar hasta con la salud de las personas.

Capitán Clostridium: ¿Sabes? hubiese jurado que las primeras veces que te leí fue precisamente aquí, tras mi intrvención estelar en el Radioblog de Juan.

Aún así, obviando mis o tus problemas de memoria, eres muy bien recibido en esta humilde morada (faltaría más).

Mr Blogger: ¡Y dale con el no te rasques! ¿qué quieres? ¿Que te muerda? jaja

Ahora en serio, ojalá fuera tan fácil aguantarse como decirlo :(

Muchas gracias a todos por participar.

Nos leemos cuando querais.

Un abrazo.

sonia7386 dijo...

Aiiii como me conozco yo esos picores que dan ganas de arrancarte la piel a tiras porque parece que nunca van a dejar de parar bufff es horroroso!!! a mi me pasaba todos los veranos en los pies, en el empeine, las plantas, entre los dedos, buah a veces ya te digo ganas de arrancarmelo ehh y despertarme a mitad de la noche picandome!!! pero no se por que este verano no han aparecido... que habra sido de ellos? despues de tantos años conmigo... menos mal que han desaparecido! jajaja

Asterina dijo...

Prueba la calendula en gel, va muy, muy bien para aliviar irritaciones y picores de la piel, pero pidela en gel y no en crema, es más fresca. Además te recomendaria que probases a consultar tu problema con un buen homeopata, te puede funcionar y dejar esas medicaciones tan fuertes.
Un beso

Perséfone dijo...

sonia7386: jajaja exacto, así me siento yo. En mi caso cada año las manchas aparecen en un lugar diferente: las piernas, los pies, las manos, los muslos... Le podía dar a ellas también por desaparecer.

Asterina: Muchas gracias pro los conejos. Afortunadamente la medicación se reduce a periodos muy cortos y muy de vez en cuando, pero si me los puedo quitar para siempre mejor que mejor.

Un saludo a las dos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails