martes, agosto 28, 2012

A Dios rogando y el fuego arrasando

Regreso de vacaciones del mismo modo en que fui: llorando lo que el fuego arrasa, un particular duelo que los españoles prácticamente no hemos abandonado durante estos últimos dos meses, en los que han ardido más hectáreas que en los últimos 10 años. Un auténtico drama no sólo para nuestros montes, sino para aquellas personas que, con total impotencia, han presenciado como, en tan sólo unos minutos, su vida entera se veía reducída a un montón de cenizas.

Hoy se queman Valdemaqueda y Robledo de Chavela, la sierra oeste de Madrid. Y en esta ocasión el infierno me pilla más cerca que nunca, no porque los diferentes focos se encuentren a escasos 90 kilómetros de mi lugar de residencia, sino por los momentos que de niña viví en estos dos pueblos.

Después de ver con tristeza como se calcinaba media España, nos toca a los madrileños enfrentarnos a esa situación en que, desolados,  sólo acertamos a observar nuestro entorno rodeado por el fuego.  

Otra joya más de la biodiversidad que se nos va,  mientras los dirigentes de nuestra comunidad desfilan por los medios de comunicación jugando a hacerse los indignados y  pidiendo endurecimientos de penas y castigos ejemplares para los desaprensivos que provocan el fuego.

 

Una estrategia que los responsables políticos de los territorios abrasados han ido repitiendo una y otra vez, sin intención alguna de asumir que fueron ellos mismos quienes aplicaron una serie de recortes salvajes que han ido minando los recursos destinados a la prevención y la lucha contra incendios, retrasando así la intervención de bomberos y complicando las condiciones de los lugares afectados. En definitiva, unos recortes que, al menos para mí, les hace casi tan culpables de este trágico verano que estamos viviendo (y aún no ha terminado) como aquellos desalmados que quemaron rastrojos con total imprudencia, tiraron colillas encendidas o fueron arrojando objetos incendiarios desde su propio vehículo. 

Aparte de indignarse, en momentos tan duros como este una no puede dejar de acordarse de ese puñado de profesionales que en estos instantes se encuentra jugándose la vida para salvarnos a todos el culo de las llamas. Un sector al que, por cierto, no sólo no se ha escuchado ni leído sino al que también se ha calumniado gratuita e intencionadamente para así tratar de echarles encima a la opinión pública. 

Váyanse a la mierda, señores gobernantes. O, mejor aún, ardan en el infierno que ustedes mismos han ayudado a crear.

15 comentarios:

Trinity dijo...

Soy de Madrid pero no he vivido en esos pueblos, a ti comprendo que te afecte de una manera tan personal, aunque en general el desastre sea para todos, perder así una parte de un ecosistema tan cuidado e importante para la comunidad, es lamentable, un desastre. Y llevas mucha razón respecto a la mala gestión de los políticos, tanto recorte que ya dejan desprotegido lo más básico.
Muy bonita la viñeta, ojalá se pudiera apagar con lágrimas.

Ya sabes la historia de El Bosque de Cebrián, que está plantado en aquél lugar de Guadalajara en que fallecieron 11 bomberos intentando apagar el fuego que arrasaba la zona, así que está presente siempre en mi pensamiento las personas que se dedican a salvarnos el culo, como tú dices. Se les debería rendir algún tipo de tributo.

RGAlmazán dijo...

Hace unos treinta años pasé las vacaciones de verano en Robledo de Chavela. Un lugar precioso, rodeado de árboles, que a saber cómo terminará.
No me extraña tu indignación, a mí también me pasa. Ver a nuestra querida lideresa y a la alcaldesa de Madrid despotricando de los bomberos e infamándoles me parece de una irresponsabilidad propia de ellas. Cada vez son menos y con menos medios. Y qué decir de cuidar los montes en invierno, eso ya no se lleva.
En fin, una desgracia más y muy grave, a la que nuestros queridos gobernantes hacen andanas, como si no fuera con ellos. Y es verdad que hay pirómanos, pero ellos también lo son con esa actitud que demuestran ante este problema tan grave.
Un beso

Salud y República

Chuspi dijo...

Querida Perse, comparto tu indignación, cabreo, desagrado e impotencia con nuestros gobernantes. Son demasiados frentes por los que uno hoy en día se siente impotente, demasiados ya.
Tú que has visitado mi blog sabes que soy especialmente sensible con la fauna y por supuesto tb con la flora. Contemplar que 5 descerebrados van destruyendo el paisaje es sumamente aterrador, parajes que tardan decenas de años en florecer, en volver a ser verdes....
Puffs..son asesinatos del medio ambiente, de esos paisajes que muchos disfrutamos como la vida, que los animales que ahí viven posiblemente fenezcan todos con las llamas, que las familias se queden sin hogar de un día para otro y que el remedio que hay solamente es la paciencia y esperar, no hay otro.
Porque las indemnizaciones nunca paliarán los destrozos y tardan años en llegar, porque los bosques no tienen enfermeros de urgencia, ni los animales muertos sepultura.

Porque cuando antes salías al balcón y veías verde y el cantar de los pajarillos, ahora solo ves cenizas...todo un cementerio involuntario de seres sepultados por las llamas.
No hay palabras...

un beso amiga!

Mos dijo...

Cierto es, Perséfone. España entera ha ardido y arde más que nunca.
Personalmente endurecería los delitos ecológicos al triple de cómo están porque el daño que se hace es casi irreparable o tarda muchos años en resurgir la foresta.
En cuanto a los gobernantes que tanto hablan más vale que actuaran mejor para intentar minimizar la acción de los desaprensivos incendiarios. En el incendio de La Gomera los políticos canarios se quejaban de la mala actuación del gobierno central.
Qué pena, tú, ver todo tan desolado.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Alejandro Kreiner dijo...

Se están cargando este país, el estado de bienestar y hasta la naturaleza.

Saludos.

albers dijo...

Viste Perséfone.. algo parecido de lo que yo publiqué en mi blog. Lo de las tormentas tropicales seguramente dejan más víctimas, pero, el problema de incendios, también en Argentina, es todos los veranos, aveces más, aveces menos.. pero todos los años algo de eso sucede. Y entonces yo pregunto: ¿como es posible que manejando tanto dinero nuestros gobernantes, no tengan en cuenta estos fenómenos y problemas de incendios para poder solucionar rápidamente..

Un beso para ti.

Miguel dijo...

La verdad es que nos atacan desde todos los lados. Este verano se ha visto la ineficacia del gobierno en cuidar nuestros bosques. Una más.

Un beso.

sofya dijo...

Que impotencia y que tristeza.
Un abrazo

Lauryna dijo...

Es indignante la situacion de españa actualmente, y la devastadora imagen que dejan las llamas.... buf

Un beso

Sue dijo...

Todas estas llamas son como una metáfora de nuestro tiempo y de lo que pasa en el resto del país, en cada ciudad y pueblo.
Los gobernantes están ahí porque nosotros les pusimos. Nosotros deberíamos quitarlos. Pero seguimos soportandolos. ¿Por qué? ...

Mos dijo...

Hola, soy Mos. En esta ocasión vengo por aquí para llamar tu atención sobre una nueva entrada en mi blog que me gustaría que leyeras.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.
P.S. En otro momento volveré por tu blog con la atención que te mereces.
Hasta pronto.

David Orell dijo...

Que horror de verano!! en Mallorca, donde vivo, también hay incendios y algunos se repiten continuamente por las salvajadas de algunos niñatos sin sentido común.

Saludos!!

Analogías dijo...

Vivo en la sierra oeste (no muy lejos de allí) y fue increíble ver volar cenizas a 40 kms. de distancia. Increíble que luego parezca que no pasa nada.

Perséfone dijo...

¡Hola a todos!

Quisiera daros las gracias por vuestras visisas y muy especialmente por todos los comentarios que habéis escrito.

La indignción en estos casos es compartida.

Un abrazo a todos.

Uve dijo...

Por aquí en la sierra hemos tenido incendios este verano en la mayoría de pueblos. de 20 que integran la mancomunidad :/ HA sido un año horrible. Varios días con el cielo gris, oliendo solo a humo.

En el pueblo donde ahora estoy, hace un par de semanas comenzó a arder una pequeña laguna que ya está medio abandonada, por tanto, llena de arboles y maleza. Nadie fue avisado para apagarlo. Durante días estuvo ardiendo hasta que se apagó... con un olor horrible a humo durante todo el día.
es una vergüenza que además d eno haber gastado un duro en limpiar la sierra este año, no les de la gana de llamar a ningún lado hasta que ven que todo se va de las manos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails