sábado, febrero 25, 2012

Nuestro más fiel reflejo

Dejando de lado Urdangarines y otros corruptos, lo que más me ha llamado la atención de la actualidad es la denuncia que hacía en los periódicos una pareja homosexual sobre el supuesto trato recibido en un colegio privado (vaya por delante su titularidad laica) que rechazó en dos ocasiones la escolarización de su hijo al enterarse de que sus padres pertenecían la mismo sexo alegando que el curso estaba completo, aún no siendo cierto.

Resulta incomprensible que en pleno siglo XXI existan todavía, ya no personas, sino responsables de ciertos servicios que personalmente considero básicos que se atrevan a discriminar a los demás de esta manera, más aún tratándose de un menor que ninguna culpa tiene de su situación. Aunque prefiero pensar que estos son los menos, el titular de la noticia me ha hecho recordar uno de los argumentos más utilizados por quienes se oponen a la simple existencia de familias homoparentales: que los niños son muy crueles.

Esta esta sentencia categórica una sólo acierta a preguntarse ¿¿¿¿DE VERDAD???? ¿¿realmente quienes afirman tal cosa se creen lo que dicen o pese a ser conscientes de sus propios rechazos prefieren proyectarlos en los más pequeños?? Cuando se hace referencia a todas esas dificultades por las que habrá de pasar el afectado ¿no se cae en la cuenta de que la mayoría de ellas vienen provocadas por los propios prejuicios?

En efecto, los niños son muy crueles pero sencilla y llanamente porque nosotros mismos, los adultos, quienes les hacemos así a través de nuestro propio comportamiento.

En este caso, y tal como ha sucedido a lo largo de la historia en multitud de ocasiones (el divorcio, la incorporación de la mujer al mundo laboral o su mala reputación como madre soltera son sólo algunos ejemplos) dudo que si los niños no escuchasen críticas, burlas y otros comentarios jocosos en sus propios hogares hacia quienes son diferentes, ellos mismos los reprodujeran después en otros círculos sociales. Los niños hacen lo que ven y situaciones de este tipo no suponen ninguna excepción.




No se me ha ocurrido mejor manera de ilustrar mis palabras que retomando este viejo spot que probablemente muchos recordaréis. Da qué pensar.

14 comentarios:

Manu dijo...

Parece que hemos coincidido en tratar temas parecidos en nuestros respectivos blogs.

De niños somos todo amor, vamos creciendo y las personas de nuestro entorno nos van "contaminando" con sus pensamientos.

Un abrazo.

DoctorMente dijo...

Los experimentos con gaseosa.

RGAlmazán dijo...

No conocía el anuncio. Me parece que explica tu tesis admirablemente. Comparto tu preocupación, no es para menos.
Besos

Salud y República

Ana Laura dijo...

Excelente entrada, Perséfone, y estoy totalmente de acuerdo contigo. A veces los niños son crueles por sí mismos, pero cuando uno los escucha manejar argumentos de adultos -como suele pasar el 90% de las veces- es evidente dónde se generó esa crueldad.

Un saludo grande!

Mos dijo...

Suscribo al completo tu post y el comentario de Ana Laura.

Los niños lo ven todo y su forma de ser depende en gran parte en el ambiente en que se muevan.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Analogías dijo...

Deberían de impartir desde los 3 a los 18 una asignatura más: "la empatía". Fijo que iban a salir generaciones con una mejor ética y mejores personas.

Saludos.

Helena Madox dijo...

Además, enseñamos a nuestros hijos a ser hipócritas porque no es el ejemplo que tendrán los niños lo que nos importa, es que nos gustaría que el mundo fuera según nuestro criterio sin que la libertad o la pluralidad existiesen para contradecirnos. ¿Por qué nos creemos tan valiosos y ejemplares? En eso consiste la necedad de creernos perfectos.

trija dijo...

No puedo estar mas de acuerdo contigo.

Por experiencia propia en este tema tengo que decir que para un niño todo es normal y natural, son los mayores los que lo "pervierten".

Todas las veces que un niño me ha visto con mi pareja (que es otra mujer) jamás me ha mirado mal ni ha sido ofensivo ni nada por el estilo (mas bien todo lo contrario) así que pienso que si el día de mañana tenemos hijos en el colegio sus compañeros no serían para nada crueles. Eso si, si los padres empezasen a meter baza... Pero bueno, no sería culpa de los niños, si no de sus padres.

La Gata Coqueta dijo...



Las palabras nacen en el jardín de tu alma
como las flores brotan en el vergel de los sueños
de pétalos transparentes besados por la tundra
emanando fragancias que aromatizan mis oídos…

Un abrazo de ruiseñor
y un beso de mariposa
para enarbolar una sonrisa
en el arcoíris de esta mañana…

María del Carmen

sofya dijo...

Ciertamente esa homofobia no parecería propia de este siglo, sin embargo algo me dice que estamos asistiendo a una regresión que nada positivo nos va a traer ni social ni politicamente desde luego. En cualquier caso tienes razón en cuanto a que la crueldad de los niños tiene una parte muy importante de transmisión de los adultos encargados de su educación y en general el panorama se me antoja triste y desolador pero sobre todo patético pues en el fondo nosotros tenemos la culpa de todo lo que actualmente está aconteciendo,aunque juguemos constantemente a echar la culpa a los demás.
Un abrazo.

Miguel dijo...

Que los niños son un calco de los padres esto lo tengo más claro que el agua. Cuando hablo con los padres/madres de mis alumnos, entonces y solo entonces, comprendo el porqué de muchas cosas.

Un beso.

La Gata Coqueta dijo...



Un buen fin de semana te deseo con el afecto que hemos granjeado desde que he tenido el gusto de conocerte.

Un beso y una melodía en armonía al día de hoy.

María del Carmen


Mr Blogger dijo...

Los niños son un reflejo de nosotros mismos pero sin las autolimitaciones que nos ponemos nosotros para resultar políticamente correctos. Eso es algo que aprenden con el tiempo. Pero tu junta a un grupo de niños, con miembros de color, de distintas religiones, con distintas condiciones sociales y al rato los tendrás a todos jugando como solo los niños saben, sin fijarse en otra cosa.

Perséfone dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y opiniones. Aunque en estos momentos no pueda contestaros uno por uno, sabeis que os tengo a todos muy presentes.

Besos y abrazos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails