miércoles, abril 14, 2010

Su esfuerzo merece la pena

Es recurrente en nuestra retina esa imagen del ballenero enfrentado con un buque lleno de activistas que tratan de impedirle la faena (o, al menos, de dificultársela al máximo), de igual modo que son frecuentes las críticas que acompañan las intervenciones de dichos grupos ecologistas.

Críticas que van desde el insulto o la descalificación directa (incluso se atreven a compararles con terroristas) hasta la puesta en tela de juicio de sus acciones: ¿realmente estas sirven de algo o suponen sólo un intento desesperado de llamar la atención y salir en los telediarios?


Justo después de leer que Japón vende carne de ballena protegida para hacer shushi, me sorprendía muy gratamente descubrir en otro medio digital que la flota ballenera nipona ha revelado al terminar la cacería anual en aguas de la Antártica que los barcos regresaron a puerto con sólo la mitad de lo que se habían propuesto capturar.

Furiosos, responsabilizan de no cumplir sus objetivos a lo que catalogaron como la "violenta interferencia" del grupo conservacionista 'Sea Shepherd', que, mediante actividades como el bloqueo del timón de los pesqueros para averiar el motor o el lanzamiento de ácido corrosivo a la cubierta de los barcos, consiguió paralizar la caza durante 31 días.

Así pues, ahora se puede discutir si los medios escogidos nos parecen adecuados o no, pero no sobre la efectividad de los mismos.

Y bien es cierto que aún queda mucho por hacer en este sentido, pero desde luego me merecen mucho más respeto y admiración aquellos que se juegan la vida para luchar contra esta injusticia que quienes sólo saben criticar a unos y otros desde el sofá de casa, con la demagogia por bandera.


Aprovecho, por tanto, para darles las gracias por sus esfuerzos a quienes luchan a su manera por el medio ambiente y, se paso, les dedico esta canción de Rata Blanca que nos viene como anillo al dedo para la ocasión...



Y a los que consideran absurda la noticia pero paradójicamente también se declaran en contra de la caza de ballenas o amantes de la naturaleza, tan sólo les preguntaría ¿qué has hecho tú este año para tratar de mejorar la situación?

6 comentarios:

Miguelo dijo...

no me gusta. pero no te voy a mentir, no voy a hacer nada salvo comentarlo en al bar si sale la conversacion

Verónica (peke) dijo...

Coincido con Miguelito....

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

HADALUNA dijo...

No hacemos nada, es cierto, pero a veces el tener conciencia de estas situaciones ya es un paso.
Lo malo es que todavía hay genete que se queda impasible ante este tipo de noticias.

Besitos dulces.

La Gata Coqueta dijo...

Un abrazo
una sonrisa
de espuma blanca.

Rozando
las rocas
el fin de semana

Acariciadas
en continuo cortejo.
por el sol del ocaso.

Murmullo de sonatas
poemas de amor
suspiran las caracolas.

María del Carmen

Miguel dijo...

Yo pienso que de estas cosas se deberían encargar los gobiernos. La policía, vamos. Si una cosa está prohibida, ¿quién si no para mantener el orden...? Lo demás me parece aquello de tomarse la justicia por su mano. Aunque sus fines sean justos, las cosas se tienen que hacer con legalidad. Y a mí, ciertamente, estos métodos no me parecen legales.

Un beso.

Ralph dijo...

En uno de los párrafos te refieres al lanzamiento de ácido corrosivo, creo que aunque la causa sea loable el uso de determinados métodos por una u otra parte puede costar la vida de personas y eso es tan grave como el daño que se pretende evitar.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails