miércoles, abril 01, 2009

Los ositos de peluche también van al hospital

No sé si vosotros de niños también les tendríais miedo a los médicos. Yo de hecho se lo sigo teniendo. Por eso mismo (y también como educadora) experiencias como la que se llevó a cabo hace tan sólo un par de días por segundo año consecutivo en Madrid (aunque importada de otras partes del mundo) me parecen estupendas y hasta puede que necesarias.

Así es, según El Mundo, como un grupo de unos 50 estudiantes de medicina trataba de quitarle el miedo a los médicos a nuestros pequeños:

********
Han llegado cada uno con su peluche preferido en la mano. Tienen cinco años y van a llevar a su osito al médico por primera vez

El primer grupo de 'pacientes' sale de la sala de espera, donde han estado jugando y cantando con dos osos de peluche de tamaño humano, que se parecen mucho a dos alumnas de Segundo de Medicina.


Sin soltar al peluche en ningún momento entran en la consulta. Cada uno de ellos tiene que explicarle al médico qué le pasa a su osito: aunque hubo algún caso de apendicitis y hasta de lupus, lo más frecuente es el dolor de tripa (seguido de los dientes que se caen por tomar demasiadas chucherías).

Con la historia clínica bien apuntada en una hoja, pasan a la sala de curas, donde toca vendar los brazos, piernas y cabezas rotas: Debidamente pertrechados con bata, gorro, guantes y mascarilla, los niños acaban la mañana disfrazados de médicos y operando a sus mascotas.


********

Parece ser que aunque la idea era perder el miedo al médico, los niños no se mostraban muy asustados que digamos con las batas blancas y los pijamas verdes del quirófano. Pero es que, claro, las historias cambian mucho cuando se ven como protagonista y no como “objeto pasivo”.

Así yo también voy al hospital xD



Fotografías: Begoña Rivas | El Mundo.

Parte del texto ha sido extraído del artículo:
"Los peluches van al hospital"


22 comentarios:

Perséfone dijo...

Chapeau por esos estudiantes de medicina.

Me encantó el artículo, tanto como la iniciativa, por eso quise traerlo a mi blog.

Un saludo.

Mr Blogger dijo...

Ya me veo a una chiquilla (o debería decir grandilla ;) jejeje) con su viejo osito de peluche camino del hospital xdXD.

La verdad es que está muy bien la inniciativa, quitarles los miedos a los niños y eso, desmitificar ciertas cosas, como con el dentista.

Isabel dijo...

Me parece una buena iniciativa, además es tierna, los crios lo hacen todo con la naturalidad que les da su inocencia. Un beso

Marta dijo...

Genial iniciativa!

Yo también puedo llevar al mio? jeje

Deberían haber hecho estas cosas años atrás, jo siempre creo que nací demasiado pronto.

Un abrazote!

Belén dijo...

Los niños no son tontos, sabe que eso duele! jajajjajaja

Pero es buena idea, claro que si

Besicos

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Yo creo que es una idea tan brillante como original. besos.

SUSANA dijo...

Enhorabuena!

La medicina no pierde eficiencia ni seriedad, y por el contrario, gana en humanidad!

Precioso Post!

Besitos Amiga!

Amp dijo...

Amí de pequeña me regaló mi abuelo paterno un osito de peluche celeste pq me pinchaban cada dos por tres por un tratamiento q duro aaaaños y siempre recordaré el consuelo q me ofrecía agarrarme a mi osito :)


Bsus de Amp

Esther dijo...

A ver si estando en el lugar de médicos pierden algo de miedo al ser pacientes, al ver que sus ositos están bien, me parece una buena idea implicarles en el proceso. besos

anselmo dijo...

La primera vez que fuí a Madrid me sorprendió ver un local llamado "Hospital de juguetes". Ahora esta idea me gusta. Hacen que los niños pierdan el "síndrome de la bata blanca"...o al menos se supone que es la idea
Un beso

Vane dijo...

A veces jugando se consiguen muchas cosas, y en este caso la experiencia será muy buena.

Saludos!

Malvada Bruja del Norte dijo...

Bueno yo sí en Urgencias está George Clooney, tampoco tengo miedo...

No, ahora en serio, me parece una iniciativa fantástica.

Pilar dijo...

Realmente buenísima la idea y cómo los niños pierden el miedo y hacen que el osito sufra lo que ellos a lo mejor están padeciendo.Siempre es menos doloroso ir de acompañante. Besos y gracias por pasar por mi rincón.Pilar

Mamen dijo...

Genial idea. Así habría muchos menos mayores con traumas hacia las batas blancas. Y es que antes éramos un poco brutos, se quitaban las amígdalas a los niños sin anestesia y esas cosas ;-)

Miguel dijo...

Muy simpática la idea. Genial. La verdad es que ¿a quién no le ha gustado jugar a médicos en su infancia?

Un saludo.

Beatriz dijo...

La iniciativa m parece muuu buena. Lo que me acojonaría sería ver un osos enorme cantando y vestido de cirujano, jooor.

sonia7386 dijo...

Que bonita iniciativa la de estos estudiantes!! una manera original de que los niños no sientan miedo y ademas puedan recomponer sus muñecos si es que estaban algo mal jejejeje en fin, ojala se realicen muchisimas mas cosas similares a esta!!!!

alberto dijo...

Muy buena iniciativa, lo importante es estar cerca de ellos y transmitirles confianza, porque hay cada palo en las consultas que te echa para atrás, imagínate a los peques,

besos,

Lauryna dijo...

Pasate por mi blog, porfa :)

Raúl Perelló dijo...

Es una buena forma de que los niños le quiten importancia a ir al médico y, de este modo, el miedo. Una buena idea, sin duda.

Besicos varios, querida.

La Vero dijo...

Que original!!!
La verdad es que no se si ayudará a perder el miedo a los médicos, pero a pasar un buen rato si jejeje

Muy buen pos, me ha gustado mucho.

Besos y abrazos

Neutrino dijo...

Muy buena iniciativa... pero será efectiva?
Una cosa es que el enfermo al que van a manosear gente extraña con artilugios metalicos espantosos sea el osito. Y otra cosa diferente es que el niño sea el objetivo de las batas verdes.

Falta un estudio de resultados

Un abrazo de fin de semana

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails