martes, octubre 14, 2008

Coloreando la nostalgia

No sé si será la fiebre o que últimamente estoy algo más tontorrona de lo normal, pero al ver esta imagen me ha invadido una tremenda nostalgia:


¿Lápices de colores? ¿Qué pueden tener de especial? Realmente no lo sé, pero no he podido evitar recordar aquellos años en que el mejor juguete que se podía tener era precisamente un buen puñado de ellos, acompañado de un inmenso libro lleno de dibujos para colorear.

¿Habéis observado alguna vez a un niño mientras pinta su dibujo? Es simplemente genial.

Sus manitas son tan pequeñas y su motricidad es tan torpe que aún no pueden coger bien el lápiz. Han de hacerlo con el puño cerrado y eso a veces les obliga a apretarlo demasiado contra el papel, haciendo que la punta del mismo termine rompiéndose una y otra vez, con el correspondiente mosqueo.

Pero ni eso ni el hecho de dar más color fuera del papel que dentro les impide quedarse absortos en su pequeña obra o esforzarse como auténticos maestros orgullosos de sus resultados.

Estas si que son obras de arte y no las que se exponen en un montón de ferias de renombre.

Y es que ya quisiéramos los adultos ponerle las mismas ganas y el mismo empeño a muchas otras facetas de nuestras vidas.

Quizás sea por detalles como estos por lo que escogí mi profesión. O quizás porque estoy completamente segura de que los pequeños, ahí donde los vemos, nos enseñan más lecciones de las que estamos dispuestos a aprender.


30 comentarios:

Marinel dijo...

Me fascinan los niños y sus ganas, a pesar muchas veces de la desgana que sienten, en hacer las cosas.
Veo esa carita de concentración,ese afanarse en hacerlo lo mejor posible y su orgullo al acabar y me rindo.
Me los comería a besos.
A los míos los he atiborrado y sigo haciéndolo aunque el mayor ya no sea tan niño.
Besos.

Mr Blogger dijo...

dispuestos a aprender o preparados para comprender...

La Vero dijo...

Es extraordinario ver como los niños ponen todas sus ganas y empeño en hacer algo con un papel y cuatro lapices de colores, me recuerda a cuando veia a mis primos hacerlo, que recuerdos!!!

lo agradable el ver a un niño crear una y mil historia con la cosa más simple.

Muy bueno el post, me ha gustado mucho.

Besos y abrazos

Rayu dijo...

no me habia fijado en eso... quien tuviera esas mismas ganas...

un beso

_MeiA_ dijo...

vaya... los niños te enseñan muchas lecciones, algunas impensables de que puedan salir de esos crios.

Yo tengo dos faenas, una está dedicada a trabajar con niños, y la otra con abuelos (con alzheimer)... y no se que decirte... los dos me enseñan lecciones que a veces se me ponen los pelos de punta. Genial

Amp dijo...

Me sigue encantando dibujer con lapices de colores :)


Bsus de Amp

Ronini dijo...

Me gusta la inocencia en sus caritas, las lágrimas en sus ojos de los primeros días, su sonrisa al verte, sus pequeños y grandes abrazos, y sus dibujos, son sus creaciones, son artistas y sus ceras, sus lápices, sus rotuladores son los que colorean mi día, besos me robó el corazón tu post

Lauryna dijo...

Yo sigo coloreando. :)



^^

bss

El viejo de la montaña dijo...

Espero de verdad que los que os dedicais a esto podais apreciar todos esos momentos.
¡Con lo que a mi me ha gustado siempre dibujar y lo dificil que me resulta que mi hijo coja un lápiz!
Quizá sea todavía pequeño para ponerle interés o a lo mejor lo hace en el colegio y sin embargo, cuando está en casa, pasa olímpicamente y lo único que quiere es que le ponga Spiderman y demás rollazos. O quizá lo único que quiera es hacer cosas conmigo y con su madre, y por eso no quiere dibujar, algo que implica estar sólo delante del papel.
Te juro que si con algo he disfrutado siempre ha sido dibujando, coloreando, incluso calcando otros dibujos y no sabes cómo hecho de menos poder vérselo hacer a mi hijo. Me encantaría, pero parece que a él no le atrae demasiado la idea.
Eso sí, me pide que le pinte un caracol, un avión, un perro, un arbol..., pero cuando le digo que pinte el algo, me dice que no, que le pinte yo otro avión, otro caracol, otro perro, otro arbol
Tendré que acostumbrarme.

Ayshane dijo...

A mi los lápices de colores me encantan, aún recuerdolos buenos momentos que pasé con ellos... y una carpeta guarda lindos tesoros de muchos colores...

besitos grandotes...

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

En esa época pintabas todo del color que querías.
No habían límites!

Las palomas podían nadar, y los árboles se teñirían de rosa o de púrpura y las nubes podrían ser verdes.

Ahhh... que épocas aquellas!!!

Saludos

Cloe dijo...

A mi me encanta ver a mi hijo dibujar, pero por ello ahora tengo las paredes de mi casa más pintadas que el interior de la cárcel de Carabanchel, pero bueno....

Por cierto, mis preferidos eran (y son) los Alpino, y siempre los ordenaba por colores.

Besos!

Esther dijo...

Es una buena actividad para ellos, desarrollan su creatividad y como bien dices gusta el entusiasmo y el cariño que ponen en cada dibujo.Yo he crecido y no dibujo mucho mejor que un niño,asi que los admiro más :)

besitos

Amp dijo...

Muchas gracias por la felicitación.

Wen día!


Bsus de Amp

SUSANA dijo...

Es un "cuadro" enternecedor este Post!

Y qué bueno es elegir una profesión que incluya los niños! Sin dudas ellos son grandes docentes y nosotros, a veces, no muy buenos alumnos.

Besitos Perséfone Querida!

Mamen dijo...

A mí también me encantaba dibujar, de hecho me sigue gustando pero no tengo tiempo.

Aún conservo algunos lápices de colores de cuando era pequeña. Tengo uno azul que me encanta especialmente, puede que sólo llegue a medir 1 cm. ya el lápiz, pero cómo me cuesta tirarlo, no puedo. Así que ahí lo tengo como un preciado tesoro :-) :-)

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

yo comprare libros de esos.
Libros para colorear para mi sobrino, porque mi idea es comprarle cosas que yo tenia de pequeño como por ejemplo libros de estos, juguetes de Paymobil, scalextric,.... para que desarrolle su imaginacion y no sea todo a base de Play y de ordenador.

Bueeeeno, vale, tambien para yo recordar cuando era pequeño mientras juego con el.

Aunque yo usaba mas los colores de cera que los de madera, los Plastidecor de to´ la vida jeje



¡¡quiero ser pequeño otra vez!!

..... aunque bueno, tambien puedo colorear ahora sin necesidad de tener 5 años jeje

SoFia dijo...

Los niños son únicos, especiales, mágicos... Hacen todo con tanta pasión y se asombran de cada detalle... Creo que debemos tratar de volver a ser ellos... volver a ser nosotros mismos, los de hace tiempo :-) Saludos!

geminisdespechada dijo...

jo, tienes toda la razón, a mí me dan envidia, me dan ganas de pintar muchas veces..

Arcángel Mirón dijo...

Te entiendo. Yo no volví a pintar desde que dejé la infancia.
Es nostálgico, sí.

SAUVIGNONA dijo...

los niños tienen un mundo lleno de colores y dibujos de milo forma en la manitos.....siempre me daba gracia sacar mi bolsa de jardin llena de todos los dibujos que habia hecho yo en el jardin de infates,,,, hoy cuanto tiempo paso y me digo a misma .. como dibujaba yoel sol lso arboles...y las casitas....
hermoso post un verdadero retorno a la inocencia!!!
besines mujercita!!!
:)

Gipsy Rose dijo...

De pequeña me embiragaba el olor de una caja de lápices nuevos...

Y aquel perfume que se quedaba dentro del sacapuntas...

Cada Septiembre me entran unas ganas locas de renovar mi escritorio: lápices, cuadernos... libros... el recuerdo de el 15 de Septiembre comenzando el colegio con materiales nuevos... es sensacional.

Un gran abrazo y gracias por visitar mi Blog.

Gispy Rose

Vane dijo...

Totalmente de acuerdo, yo escribí una vez en mi blog...que me perdone Picasso pero nadie pinta como mi ahijado.

Un saludo!

Little grasshopper dijo...

me has dejado tan pensativa que no se que contestar aún...será del golpe del otro día que todavía ando atontada...:D

veinteañera dijo...

pues a mi me has traido al recuerdo mi infancia...eso sí yo solía empujar unos plastidecor

Besos!!!

Ulysses dijo...

Me has hecho recordar mi niñez, me encantaba colorear y siempre me salía de los márgenes.

Saludos

Dédalus dijo...

Me gusta la gente a la que le gusta lo que hace. Y te veo ahí, al pie del cañón, dando lo mejor de ti... y disfrutando de las pequeñas cosas, como esos lápices de colores que tantas huellas emocionales han dejado en muchos de nosotros.

Besos, Perséfone. Tiempo ha...

Chuspi dijo...

Pues mira mi nena, yo desconozco tu profesion, pero te puedo asegurar que con lo que has descrito la Chuspi estaba vivita en el relato, jajaja!!
Porque mira que he coloreado hojas yo, jajaja!! Hija única y juguetes del estilo!! A ver....que a la niña le gustaba pintar y qué mejores regalos que esos no?

Y también he sentido nostalgia, si...porque de chaparrita me encantaba perderme en todo los artículos de papelería!!!


BESAZOSS!!!

AdR dijo...

A mí me hacía enloquecer el olor a madera cada vez que le sacaba punta a los lápices :)

Besos

sonia7386 dijo...

Aiiii como echo de menos pintar dibus con mi sobri y ahora mas que esta en el cole y seguro que ha aprendido un montonazo!!!! me encanta cuando colorean o yo con el y tiene esa sonrisia tan mona jejeje un besote!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails