miércoles, junio 25, 2008

Del amor al odio

A pesar de que aquel refrán popular nos lo recuerda a menudo, no puedo evitar sorprenderme a veces de lo realmente cerca que se halla situado el odio del amor.

A un sólo paso, que decían algunos.


Y es que resulta paradójico que cuando una pareja se rompe, esas dos personas que se amaban como nadie lleguen a odiarse hasta el infinito (y más allá).

No entra en mi cabeza que aquellos amantes que se dedicaban a hacerse felices hoy se dediquen a hacerse daño mutuamente, aún cuando la separación fuese “amistosa” o de “mutuo acuerdo”, sin decepciones ni traiciones de por medio.

No contentos con eso, algunos hasta sienten la necesidad de transmitir su odio a otras personas (cercanas o no), estando los amigos de ambos y hasta los propios hijos incluidos. Porque cualquier artimaña puede ser buena si esta sirve como arma arrojadiza contra el otro.


Foto tomada de martuky69.skyrock.com


En el fondo no difiere tanto de una historia que leí hace ya tiempo...


La mirada del amor.

El rey estaba enamorado de Sabrina, una mujer de baja condición a la que había convertido en su última esposa.

Una tarde, mientras el rey estaba de cacería, llegó un mensajero para avisar de que la madre de Sabrina estaba enferma. Pese a que estaba prohibido usar el carruaje personal del rey, infracción que se pagaba con la cabeza, Sabrina subió al coche y corrió junto a su madre. A su regreso, el rey fue informado de la situación.
-¿No es maravillosa? -dijo-. Esto es un verdadero amor filial. No le ha importado jugarse la vida para cuidar de su madre. ¡Es maravillosa!

Otro día, mientras Sabrina estaba sentada en el jardín del palacio comiendo fruta, llegó el rey. La princesa lo saludó y después le dio un mordisco al último melocotón que le quedaba en la cesta: -¡Parecen buenos! -dijo el rey.
-Lo son -dijo la princesa.
Y, alargando la mano, le cedió a su amado el último melocotón. -¡Cuánto me ama! -comentó después el rey-. Renunció a su propio placer para darme el último melocotón de la cesta. ¿No es fantástica?

Pasaron algunos años y, a saber por qué, el amor y la pasión desaparecieron del corazón del rey. Sentado junto a su amigo más íntimo, le decía:

- Jamás se comportó como una reina. ¿Acaso no desafió mi prohibición utilizando mi carruaje? Es más, recuerdo que una vez me dio a comer una fruta mordida.


Jorge Bucay - "Déjame que te cuente"


¿Por qué será el ser humano tan absurdo a veces? ¿O es que se trata acaso de un mecanismo de defensa para no martirizarse por los propios errores cometidos y así superar el daño que causa un rechazo, aunque sea a base de culpar y dañar al otro?

Sea como fuere, toda esta reflexión viene a raíz de aquella noticia que anunciaba que una mujer en paro debía ayudar a pagar la manutención de la hija que su pareja tuvo con su anterior esposa, quien reclamó una pensión 300 a su ex-marido a pesar de tener un sueldo de 2000 € mensuales.

Increible hasta donde llega el odio y el egoísmo de algun@s.

Independientemente de lo que dijese el juez (que se ve que no tenía un día muy lúcido el hombre) ¿Cómo puede una persona ser tan sumamente rastrera? ¿Cómo puede alguien aprovecharse así de unas leyes tan arcaicas como injustas para con los hombres? ¿Todo vale con tal de joder a su ex-marido, aunque sea a costa de dañar también a su pareja actual, aunque nada tuviera que ver en la relación de estos? ¿Tanto nos fastidia ver a los demás rehacer su vida mentras nosotros nos quedamos estancados en nuestra propia mierda?

Me crispa.

Por eso mismo pido a Dios o a quien quiera que este ahí arriba que, pase lo que pase en esta vida, jamás me deje caer tan bajo.


32 comentarios:

Luis dijo...

Y sin embargo, yo no considero que el amor y el odio sean opuestos. Más bien, y como bien has dicho, se encuentran muy relacionados. Creo (seguramente de manera errónea) que es la indiferencia el opuesto del amor, el que no importe nada de lo que hace el otro.

Miguelo dijo...

hoooola te enlazo en mi blog ok?

muaks

Adonai dijo...

Verdaderamente creo que la mayoría de las veces las parejas no se aman, simplemente se quieren, que es muy distinto, pues el amor da y el querer pide o busca. Así, cuando cambian los aires, se muestran cosas que no comprendes, y es que eso que había tenía mucho de querencia y poco de verdadero amor.
Un beso fuerte...

Félix dijo...

Del amor al odio no hay nada porque todo nace de la pasión. Cuando uno tiene los sentimientos a flor de piel, canaliza a través de ellos todo. TODO.

Lo que me crispa de verdad es que quienes tienen que tener la cabeza serena, los pies en el suelo y ser imparciales, los jueces, no tengan sentido de la justicia en absoluto.

Lo que cuentas es realmente muy, muy triste.

nitinho dijo...

Es que todo se resume en lo que dices al principio, Perséfone: del amor al odio no hay distancia, o incluso uno de ellos, cuando se acaba, da paso al otro. En todo caso, la vida está llena de este tipo de situaciones, que creo sinceramente que son las que muestran la verdadera cara del ser humano: que somos malos por naturaleza.

Yo también le pedí a Dios que no me dejara caer tan bajo, pero... no me escuchó del todo. O no quise oir, más bien.

Un beso, Perse.

Mamen dijo...

Sí que es verdad que del amor al odio sólo hay un paso. Pero ¿qué tipo de odio? A mí se me mezclan muchas cosas. No creo que pueda odiar con todas mis fuerzas a alguien a quien he amado muchos años de mi vida. Más bien es cabezonería, obcecarse en ver solo malo, pero si has amado a esa persona algo bueno tendrá ¿no? Aunque bueno, hay situaciones y situaciones. Quizá haya algunas en las que sí que llegues a odiar.

No sé, yo es que creo que "odio" es una palabra muy fuerte.

Aparte creo que se exige mucho más a la persona amada que a otra persona, con lo cual siempre va a haber algo que no nos guste y que como se vaya haciendo cada vez más grande puede ser un problema en la relación.

Yo siempre he pensado que no podría ser rastrera en ese sentido, pero habrá que estar en la situación, como dice Nitinho. Muchas veces nos sorprendemos de nosotros mismos.

Bsos Perse!

Ayshane dijo...

Es cierto que del amor al odio hay tan solo un paso, pero ¿realmente es amor lo qué se ha sentido? ¿o sólo cariño? creo que a veces si realmente se amara a la pareja no se llegaría a hacer todas esas cosas, porque cuando por ejemplo hay hijos de pormedio sólo se debería pensar en ellos y no utilizarlos como arma arrojadiza...

besos

Anónimo dijo...

Creo que la clave la das tú misma cuando dices que quizás sea un "mecanismo de defensa para no hacerse cargo de los propios errores". Probablemente sea mucho más fácil superar el dolor cuando la culpa siempre la tiene la otra parte. Es una postura muy cobarde pero supongo que eso forma parte del ser humano.
Siempre que se acaba algo parece que olvidas todo lo bueno para recordar lo malo, por supuesto del otro, ya que tú eras perfecto... Es triste pero la realidad nos demuestra que casi siempre es así. Yo desde luego seguiré intentando no culpar a la otra parte, aunque sea por dignidad aunque evidentemente supongo que a veces caigo en ello como todos...
Me gustó la historia del rey ; así suele suceder cuando acaba el amor...
Saludos. Lady Ch.

Sheila dijo...

Creo que uno pasa del amor al odio, por sentirse traicionado con la otra persona, no la deja vivir otra vida, por que esa persona le prometio una vida juntos.

Uno se pregunta como me dijo ayer te amo y hoy se lo dice a otra, como puede ser que sea tan facil para esa persona repetir lo mismo pero a otra cara.

Pero es verdad uno pide siempre no caer tan bajo... pero que tambien que al otro lo atropelle un carro :P (no mentira!!!)

fernando dijo...

Se debe buscar una salida pacífica y dialogada al fin de una relación. NO debería haber problemas entre adultos, pero la realidad es bien distinta. Un beso.

Arcángel Mirón dijo...

Cambiamos de pensamiento tan radicalmente porque creemos lo que queremos creer. Nunca el otro es tan maravilloso ni tan vil como lo hacemos en nuestra mente.

Ahora, de ahí a perder la cordura y buscar dañar al otro... no sé. La vida es corta para andar perdiendo el tiempo en guerras. En todo tipo de guerras.

Laura dijo...

Yo creo que las personas que actúan así no han sabido encajar la ruptura y esparcen su odio sin pararse a pensar en quién sale perjudicado. Saludos.

Fizz dijo...

En mi opinión, tal como has dicho en el texto, me parece un mecanismo de autodefensa.
Pero por suerte creo que todas las personas no reaccionan de la misma manera y viven y dejan vivir como dicen.

Por cierto me gusta tu blog ;)

-Fizz-

escorpiona dijo...

Sentimientos que se transforman, cuando ya la pareja no esta unida, pueden desencadenar cada cosa, lastimosamente...
Saludos
Chau

geminisdespechada dijo...

jo, sobre todo cuando va contra los hijos hay que ser mala persona... yo creo que si eres buena persona, pasas al cariño, o a ignorar al otro, como mucho..

Fizz dijo...

Hahaha

Muchas gracias por haberte pasado!
Es un buen incio para mi blog, espero seguir con ello durante mucho tiempo!

Ah!Y no das el coñazo! Tus comentarios siempre serán bien recibidos!

PD:gracias a internet nos comentamos!:)

-Fizz-

Marinera de parajes soñados dijo...

Pues sí, pasa mucho....

Normalmente el odio es hacia la persona que dejó a la otra... Es tristeza... pero como no se puede demostrar la tristeza, se demuestra el odio...

Antiqva dijo...

Ah, los cuentos de Bucay, de los que tanto me han hablado. Deberia esforzarme y leer alguno.

Quizas este verano.

Con respecto a eso del desamor, prefiero casi ni opinar, que ya se sabe que cuando se mienta a diablo...

Un abrazo, amiga, siempre tan lucida.

Cloe dijo...

Es un tema en el que si profundizo me voy a la mierda con el comentario, pero a veces necesitas putear al ex o a la ex, (incluso a veces necesitas putearles dentro de la relación), pero claro, de eso a hacer daño es otra cosa... Igual también es verdad que hay que aprender a madurar las circunstancias, que se yo, hoy tengo un día raro.....

besos!

manofthemoon dijo...

Pero hay algo peor, odiar a la persona que más quieres. no siempre son sentimientos antonimos, en ocasiones conviven en el mismo corazón, conviertiendo tu ánimo en una escrizofenia sin sentido. Yo se porque amo, y es lo contrario de porque odio, y las dos cosas las hizo la misma persona, pero claro alguna cosa tendré yo que ver, que es muy facil cargarle la culpa al otro, aunque objetivamente en una balanza invisible no todo tiene el mismo peso..

El Rincón del Relax- Beatriz- dijo...

Hola por aquí de paseo en tu blog, que resulta bonito e interesante, con más detenimiento leere otras entradas.. en Esta me falta espacio para decir lo que pienso.. Recibe un afectuoso saludo desde mi rincón!

Frabisa dijo...

Creo que el quid de la cuestión radica que no se quieren, posiblemente no se han querido nunca, quizás se necesiten, lo más probable es que ni siquiera se quieran ellos mismos.

Conozco varios casos (sobre todo de mujeres) de personas que aparentemente tienen una vida resuelta economicamente y aún así en el momento de la ruptura se comportan como fieras deleznables.

Tampoco entra en mi cabeza algunos comportamientos. No hay que olvidar que en el peor de los casos es responsabilidad propia el haber escogido como pareja esa persona de la que te quieres separar o te has separado.

Si tienes una vida personal rica, si has cultivado tu círculo de amistades, tu trabajo, tu familia, tus propias inquietudes, aunque te llegue un día que falle tu relación de pareja tendrás mucho a lo que agarrarte y no sentirás que se hunde el mundo. Por tanto no nacerá en ti el deseo de hundirle sino de seguir viviendo en armonía y desearle lo mejor. Al menos esa ha sido mi experiencia personal.

un beso

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. No entiendo como dos personas que se quieren tanto pueden llegar a tirarse los trastos a la cabeza, no dirigirse nunca mas la palabra o incluso hacer como que la otra persona no existe.

Yo nunca lo hice (también es cierto que sólo tube una pareja estable hasta el momento) y creo que mi ex (y mis rolletes jeje) sabe que puede contar conmigo para lo que sea, aunque ahora casi no hablemos.
Y si no lo sabe ¡deberia! jejeje

No sé, quizás seamos nosotros que pensamos de una forma diferente al resto de mortales, vete tu a saber.

Y respecto a mi L: ¡¡no!! no pienso tirarla, eso solo fue pa´ la foto, ¡con el trabajo que me costó conseguirla! (porque me daba pereza ir a la autoescuela no por otra cosa)

Y tu, ¡animate mujer! que conducir es la cosa mas tonta del mundo, bueno es mas tonto comerse un bocadillo de pan con pan pero bueno, eso pa´ cuando hablemos de gastronomia.

Luna Carmesi dijo...

A veces hay posos que conviene no pisar... Hacen que nuestro andar coherente se convierta en una batalla de final incierto...
A veces mejor mantener cierta distancia y cuidar de no conjugar el verbo odiar...

Besos

lágrimas de mar dijo...

del amor al odio hay un paso tan pequeño que ni se nota

besitos

lágrimas de mar

Rayu dijo...

mas que amor fue una obsesion... como la cumbia...

Laura dijo...

Del amor al odio hay un paso, es cierto.
Pero hay gente que no entiende que dejar una relación es lo mejor que le puede ocurrir, dejar a otra persona ser feliz, te llevará a tí a la felicidad.
Claro en el momento no lo entienden, pero a mediano plazo, les toca lo que verdaderamente les correspondía.

Un abrazo

Las lentejas dijo...

No es tan fácil.
Nada es sencillo.
Yo estoy en el ajo, ahora estoy hay.
Yo le quería, pero no le odio.
Él me quería y me odia.
Cuantos más días pasan, más rencor y odio me siente.
Nunca olvidaré su mirada diciéndome lo mucho que me odiaba.
Pensé que con el tiempo, se curaría, pero su pareja, cada día le ayuda a recordarle lo que tiene que hacer.
Teníamos una relación de ex pareja muy fluida, y ahora, después de dos años y medio, ni tan sólo nos comunicamos por teléfono.
De vez en cuando algún sms, y son venenosos.
Todo lo mal interpreta o todo se lo trasngiversan.
Yo no siento odio, ahora, indiferencia, aunque tampoco le odié nunca.
A él no.
Jamás pensé, jamás, que acabaríamos así.
Pero he aprendido a vivir así.
Qué triste, ¿verdad?
Nuestro hijo, también, para él es normal que papá y mamá, no se hablen, pq no se quieren.
Más triste todavía...

Besos.
YolaIDA

PD. Me lo pasé genial en Sant Joan, si quieres, el año que viene, os podeis venir a vivir una noche especial.

Neutrino dijo...

Las exparejas que llegan a odiarse hasta estos extremos demuestran lo vengativo que se puede llegar a ser. Lo mejor es pasar pagina y ser feliz solo o con otra persona.
Lo mas lamentable es meter a los hijos por en medio.

Saludos

Marinel dijo...

La verdad es que así son las cosas y es totalmente cierto "en algunos casos" eso de que del amor al odio hay un paso.Lo peor del asunto es lo que dices tú; que lo pagan o extienden hacia el mundo que les rodea, sin importarles los sentimientos de los demás, en ocasiones de sus propios hijos.¡¡¡Es lamentable!!! pero también real como la vida misma.
Esa historia del Rey, no hace sino demostrar que cuando el amor ha dado paso al odio; lo que se veía de manera maravillosa se ha tornado en grotesco y odioso.
Yo pido lo mismo que tú.
Besos.

miminette dijo...

Créeme que yo he experimentado aquella metamorfosis que sufre el amor... Hace un par de años, cuando un tipo que me dejó, no conforme con mi resignación -pues no me arrastré a rogarle- empezó a realizar una serie de disparates en mi contra, con la intención única de dañarme.
Pese a todo lo que me hizo, puedo decir con la frente en alto que no le odio, es más, le deseo su bienestar mientras no vuelva a verle la cura nunca más :P


Que estés muy bien.-

Un abrazo.


Chau

lola dijo...

Pienso que muchas personas tenemos sentimientos contradictorios, amamos a quien no nos ama, sentimos indiferencia por quien nos distingue con sus amor. En fin, son cosas que no controlamos.

Un fuerte abrazo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails