martes, mayo 13, 2008

¡No quiero!

Ya era hora de ponernos en forma.


Como sola no voy al gimnasio ni en sueños, finalmente el nene me ha convencido para que me apunte con él a natación. Mañana empezamos, así que hoy era el día de los preparativos.

Suena el teléfono. Era él. Después de conversar un rato largo llegamos al quid de la cuestión:


Él: Entonces esta tarde vamos a comprar eso y, ya de paso nos acercamos a por los gorros.
Yo: No quiero gorro de baño.
Él:
(risas) Venga tonta, que te lo compro rosa. (sabe que así puede convencerme casi siempre)
Yo:
¡Me da igual! ¡No me gusta rosa tampoco! ¡No quiero gorro!
Él:
(más risas) La que me espera...



Y es que no puedo evitar dejar escapar esa niña que llevo dentro de mí, pero... es que...

¡¡ARGGGGGHHH!!

¡NO QUIERO PONERME EL DICHOSO GORRITO!

¿A quién pudo ocurrírsele semejante invento del demonio?

Al final no tuve más huevos (porque es de uso obligado en la piscina cubierta) y me compré el rosa (adoro el rosa, por si todavía no os habíais dado cuenta), aunque estoy empezando a pensar que me he equivocado y que quizás debí haber optado por algo más moderno.

Algo como esto:


¿Qué os parece? Puesta a hacer el ridículo...


Aún estoy indagando sobre como meter en ese cacharro de silicona mi larga melena (la cual me llega hasta la cintura). Quizás tenga que hacerme un croquis y todo...

¿Me quedaré calva? ¿Moriré en el intento?

Seguiremos informando.



14 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...

Hola nena ¿que tal?, ¿has muerto en el intento o sigues en pie?.

A mí es algo que no puedo soportar y para más con melena larga es muy fuerte, lo empiezas a colocar (el pelo) y te haces un daño espantoso,
pero merece la pena la recompensa, bucear por el agua cual sirena...
solo que el color del gorro de silicona que a decir verdad son estupendos, no tienen nada que ver con los antiguos me gustan oscuros para no destacar.

Besos y a disfrutar del día.

Sombras en el corazón dijo...

Yo tampoco quiero, pero como no queda otra... y el daño que hace.
Consolémonos pensando que menos pelos habrá flotando libres por la piscina...

Un abrazo

Dalia dijo...

Te entiendo perfectamente.Yo entiendo la necesidad del gorrito pero si que es algo abominable. Están diseñados para que queden espantosos, te acabas mojando parte del pelo igual y da aspecto de extraterrestre y si el bañador o bikini te queda un poco rarito es como para no cruzarte con ningún conocido.
Paciencia.
Un saludito

Raúl Perelló dijo...

Jajajaja. A mí también me costó un disgusto, porque queda horroroso, pero no hay otra opción. Además, consuela un poco mirar a tu alrededor y ves que todos tienen la misma pinta.

Besicos varios.

LEO MARES dijo...

jeje, siempre odié los gorros de baño.
un abrazo y encantado!

[fa] dijo...

Yo siempre pedía el mío porque prefiero verme ridícula y sufrir un rato a ver estropeado mi cabello.

Vivir es mucho, claro. Reirse y disfrutar los momentos de tedio son sólo una mínima parte.

Excelente día.

Aya dijo...

Yo habria elegido el tiburon! jajajjaja

Mr Blogger dijo...

¿gorros de baño rosas modelo Marge Simpson? lo siento, no tenemos :(

Cloe dijo...

Jaja, q no mujer, que una no se queda calva por eso. Es más asqueroso nadar en una piscina y comerte los pelos de otros, el gorro es necesario si o si.

A mi también me gusta el rosa...¡¡mola mil!! jaja.

Besos.

Emilio dijo...

A mi me encanta ponerme el gorro en el spa! me gusta hacer el rídiculo cuando los demás también lo hacen!

Por cierto, pásate por mi blog, has sido seleccionada para participar en...

Annabelle dijo...

Querida amiga lamento que tengas que ponerte esa cosa horrible en la cabeza.
Pero mi el lado positivo sabes que bien le hace a todo tu cuerpo este deporte maravilloso.
Aparte que la natacion es algo natural, recuerda que nosotros vivimos 9 meses en el agua antes de salir al mundo, somos seres marinos!
Un beso

Loli dijo...

Gracias por pasarte por mi blog. Soy una nadadora feliz desde hace 3 meses y todavía no he superado lo del gorro que aparte de ser ridiculo tiene muy poca utilidad porque salgo siempre con mi (también) larga melena mojadísima.

Pero aparte de eso es una maravilla y seguro que te enganchas :-)

Saludos!

Dita Ciccone dijo...

yo lo tenía rosa, hasta que alguien me lo robó, y ahora tengo uno color bronce, bastante feo, que no me ha robado nadie hasta ahora. El primer día te ves rara, pero luego te encuentras más cómoda y favorecida, dentro de lo que cabe. Lo peor de la pisci es que echo a perder las uñas cada vez que acabo un largo, y me agarro al bordillo... no hay manicura que dure.

Luna Carmesi dijo...

Vaya tela con es gorrito que has colgado!!
jajaja

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails